Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada

Una sola humanidad

 PÁGINAS:  1 | 2 | 3 

"Palabras de amor, sencillas y tiernas…"

22 de Mayo de 2015
El más terrible bandido también guardaba su corazón. Apenas en vida lo mostró, pero él escondía igualmente su átomo de humanidad. Tras las llamadas a la sangrienta “yihad” también había un poeta, un enamorado de carne, hueso y entrañas. "Quiero que sepas que llenas mi corazón de amor y hermosos recuerdos … Cada vez que pienso en ti, se me llenan los ojos de lágrimas por tenerte lejos". Él también mojó el folio con algún suspiro fugado. Él también escribía sus cartas de amor más o menos enteras, más o menos desesperadas. A la "manzana de mis ojos, la cosa más preciosa de este mundo", la "que llena de amor mi corazón…" Confesaba a la amada desde su remoto cautiverio el ser que creímos encarnaba todo el mal del mundo.

Ante las apuestas nacionalistas del presente

12 de Mayo de 2015

Esbozando un posicionamiento que se pretende en la perspectiva de los servidores del mundo

Las aspiraciones de los nacionalistas catalanes y más concretamente la apuesta por la independencia en un plazo relativamente corto, ha convulsionado en gran medida la vida política española. Más allá de la respuesta pronta, partidaria e interesada que nos ofrecen las formaciones políticas en su más variado arco, tratamos de buscar claves en la resolución del conflicto, ahondando fundamentalmente en las causas. Más allá de las apuestas enardecidas de uno y otro signo, tratamos de tomar un punto en la altura, una mirada objetiva al tiempo que comprensiva con las diferentes y más moderadas partes. Más allá del revuelo generado, tratamos de encarar la cuestión desde el mayor grado de imparcialidad, como creemos que lo abordarían desde Arriba, como la observarían los Grandes seres que tutelan el devenir evolutivo humano.

No sobran primaveras…

23 de Abril de 2015
No nos sobran primaveras, menos aún en el Norte de África. Estos días se cuestiona públicamente la primavera árabe. Los terribles naufragios de las últimas semanas en el Mediterráneo azuzan la nostalgia de los dictadores que ya marcharon. Sin embargo por terrible que sea el saldo de centenares de hermanos de color tragados por las aguas, no creo que se debieran cuestionar las libertades alcanzadas. Pasar de un régimen dictatorial, despótico a un régimen constitucional, asumido por el conjunto de la población, comporta su cuota de dolor ineludible. Olvidamos que estamos en una fase en la que el humano aún evoluciona espoleado más por el sufrimiento, que por una conciencia libremente asumida.

El orden sostenido a fuerza de terror tiene que dar paso a un orden sostenido por el conjunto de las voluntades ciudadanas. Ese proceso nunca es sencillo. Las conquistas de libertades y de progresos sociales nunca lo fueron hasta el presente sin su correspondiente peaje. Glosamos las revoluciones, pero obviamos en muchas ocasiones el componente violento que cada una de ellas acarrearon. Podemos considerar a la Revolución francesa como la madre de todas las revoluciones en pro de las libertades. La evocamos con gloria y grandeza y enseguida pensamos en la Libertad guiando al pueblo, en la pintura de Eugène Delacroix. Olvidamos más fácilmente el reguero de sangre imparable que siguió a la toma de la Bastida.

Hoy, más que nunca, el arte.

9 de Marzo de 2015
El día pasado, los yihadistas comenzaron a saquear y arrasar con topadoras y excavadoras la ciudad asiria de Nimrud, joya arqueológica del norte de Irak, una semana después de destruir valiosas esculturas preislámicas en Mosul. Pensábamos que había muerto para siempre el "¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte!" de aquel desafortunado general franquista. Pensábamos que tras el grito de aquel triste 12 de Octubre de 1936 en la Universidad de Salamanca, todos, cada quien en su forma y medida, amábamos la cultura.

Se nos pide un plus de compasión al contemplar como los fundamentalistas destruyen todo rastro de cultura y de arte en los territorios ocupados por el denominado Estado Islámico. Plus de compasión para aquellas almas tan dormidas, incapaces de apreciar la belleza. Plus de compasión para volcar sobre esos seres que arremeten mazo en mano contra tan valiosos legados. Plus de compasión para quienes se emplean tan a fondo en la destrucción y la muerte.

Nunca más la guerra…

13 de Febrero de 2015
La nieve no terminó de inundarnos con su infinita, apabullante paz. No cesan los destellos de artillería en mitad del inmenso blanco. Pareciéramos atrapados, congelados en esos fríos antiguos, en esa pesadilla con ínfulas de eternidad. A la vista de las duras imágenes bélicas que nos llegan desde las regiones de Donetsk y Luganks inevitablemente nos preguntaremos, ¿por qué la guerra sigue a nuestro lado?, ¿por qué aún nos continúa acompañando? Pensábamos que la habíamos ya abandonado para siempre en la cuneta de esos duros inviernos, hace ya más de veinte años en las montañas de los Balcanes…Todavía escupimos hierro para dirimir las diferencias, todavía fuego atroz cuando no terminamos de ponernos de acuerdo. Todavía geografía de odio, destrucción, y muerte; población civil dejando atrás todo, huyendo en masa de los combates, bajando a los heladores refugios, porque aún no se ha hallado otra mejor forma que la guerra para solucionar los conflictos con el vecino. ¿Así hasta cuándo? La conflagración armada es de nuevo en Europa, cuando nos creíamos libres de su brutal azote. Pensábamos que ya habíamos pasado definitivamente página, que la sangre de la población civil inocente no escribiría un solo capítulo más en la historia del viejo continente...

Sumar por la paz en Ucrania

7 de Febrero de 2015
Es curiosa la condición humana. Será cierta dificultad de hallar nobleza de ideales en nuestro interior, la que a menudo nos impide hallarla en el interior de los demás. Una alta mandataria, preocupada por la peligrosa deriva de la guerra en Ucrania, coge el viernes a la tarde un avión y va al paso de otro dirigente en busca de la paz. Lo dice con claridad al día siguiente tras cinco horas de entrevista con Vladimir Putin: “No tenemos otra alternativa: o hablar o la guerra.” Abunda en que no tenían otra salida, que EEUU está presionando fuertemente para encauzar el conflicto de forma militar. No saca pecho, simplemente afirma con rotundidad que cree en la diplomacia y que han hecho lo correcto, y, que pese a las enormes dificultades, lo seguirán intentando.

En defensa de la austeridad

27 de Enero de 2015
La austeridad es una palabra que ha entrado con fuerza en el debate político y económico actual. No está de más que analicemos su genuino mensaje apartidista, su vigencia universal. La oposición a ella, como bandera principal, acaba de llevar a la formación de Syriza al poder en Grecia. Austeridad poco tiene que ver con pobreza, menos aún con miseria. Hay palabras que son secuestradas, en cierta medida re-significadas y que después no es fácil devolverles su eco original. Reivindicar la austeridad no implica necesariamente arrimarse a las tesis de la poderosa canciller alemana.

La naturaleza está regida por la ley de la economía, nunca por el exceso. Sólo iniciándonos en unos hábitos más sencillos podremos comenzar a sentirnos uno con el latido de la vida y la naturaleza. Reivindicamos la austeridad como un principio que no muere. De sobra sabemos que la Madre Tierra no puede soportar los caprichos de 7.000 millones de humanos. ¿Algún día pasaremos el turno del “privilegio” a otros o decidiremos simplemente vivir con menos para vivir todos mejor?

Anchos corazones

22 de Enero de 2015
Nadie dijo que iba a ser fácil, pero todos seguramente convendremos que será necesario intentarlo. Quizás dibujar menos caricaturas y colorear más jardines, más cuidados y acogedores espacios donde los diferentes podamos encontrarnos. Quizás menos afilados lápices y más redondos, cálidos, fraternos abrazos... Quizás la libertad no era hacer lo que nos da la gana, sino aquello con lo que más ganamos, más progresamos en cuanto entera comunidad humana.

La humanidad no va a la deriva, es acompañada. Hay grandes almas en cuyos hombros van a morir nuestras "lamentaciones". Algunas se visten de carne, otras permanecen tras el velo. Hay conciencias muy realizadas capaces de frenar el desaire, la ira; de aliviar la crispación, el conflicto... Hay liderazgo planetario, hay seres como el Papa Francisco, el Dalai Lama, el Maestro Thich Nhat Hanh.., que por su ancho corazón, por su inmenso regazo, son capaces de acoger el dolor del mundo y reciclarlo en comprensión, fe y esperanza.

* En la imagen el Papa Francisco abraza al mismo tiempo a un rabino y a un líder musulmán junto al Muro de las lamentaciones en Jersusalem.

Je suis Charlie, je suis aussi le terroriste..."

9 de Enero de 2015
Cambio no sólo el ángulo de la mirada, también el latido de nuestro corazón, el clamor de nuestras gargantas. Ya nada será como antes. Ahora nos sentamos al teclado y necesariamente nos preguntamos que diría el Maestro de la ancha Shanga. ¿Cuál sería el cartón que Thay blandiría en las frías avenidas de un París estremecido: "Je suis Charlie", "Je ne suis pas Charlie…"? ¿Cuál sería su titular? Seguramente rezaría "Je suis Charlie, mais je suis aussi les fréres Kouchi". Si pudiera de nuevo comunicarse con fluidez, seguramente nos diría que él era "todos los nombres, todos los hombres", el que agarraba con suavidad el lápiz y el que empuñaba con rudeza el fusil ametrallador; el que sembró derechos y libertades con su sangre y el que cruelmente la hizo brotar con sus balas. Él sería el dibujante y el yihadista, el artista y el terrorista…

Al lah, el eterno dibujante

8 de Enero de 2015
Al término de su orgía de balas y sangre, debieron gritar "Al lah es grande". Era el sello místico de su "hazaña", la pretendida justificación sublime de tamaña brutalidad. Una vez vaciado todo el cargador, quizás les alcanzó incluso cierta paz de deber cumplido. Sí, Al lah es grande, muy grande, infinitamente más grande que quienes en Su Nombre ametrallan a dibujantes armados con su solo lápiz. Al lah es grande y compasivo y por eso está horrorizado.

Al lah también pinta y dibuja en paleta de los colores inimaginables, en lienzo sin marco, en afán sin tregua, por eso ama la libre creación. Lápiz también en mano, Al lah se aplica en expandir la vida, jamás invita a cercenarla. Al lah proclamó que la "yihad" era contra uno mismo, pero ellos rebanan cuellos ajenos, disparan contra pechos inocentes. Al lah se divierte con las críticas más mordaces, con las viñetas más satíricas, pero no así quienes proclaman ser sus más fieles servidores. No debiera haber límites al humor en una sociedad libre, en un mundo de hermanos. Encajar cualquier tipo de sátira, hasta la más puntiaguda es síntoma de una emocionalidad controlada, de un elemental nivel evolutivo. Sin embargo hay humanidades aún muy lejanas de ese nivel en que la mofa no llega a afectar bajo ninguna de sus formas.