Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada

Una sola humanidad

 PÁGINAS:  1 | 2 | 3 

“Todos los nombres”

18 de Abril de 2018
El pasado domingo caminamos en Barcelona las más anchas avenidas. Hacia tiempo que no lo hacíamos en compañía de multitudes. Anduve buscando en aquellos rostros, mi rostro, en aquellos nombres mi propio nombre. Constaté el poder de los centenares de miles de almas unidas en pos de un mismo anhelo. En medio de ese océano de simpatías concertadas bajo el mismo sol, sobre el mismo asfalto, busqué también fidelidad a las sagradas e impactantes palabras del maestro budista, Thích Nhất Hạnh. Ni en los momentos de mayor fervor solidario, quise eludir su siempre desafiante invitación: "llamadme por mis verdaderos nombres,.... para que pueda abrir la puerta del amor y la compasión”.

Abrazar al contrario

11 de Abril de 2018
Los momentos de polarización y de crisis vienen a nuestras vidas para desarrollar especialmente nuestra capacidad de desarrollar tolerancia, acogida, abrazo al diferente. Nos jugamos mucho en estos momentos de posiciones tan encontradas. Nuestra evolución pasa por incluir en nuestro interior, en nuestro pequeño corazón al contrario. Nos estamos jugando por lo tanto nuestra evolución, nuestra encarnación.

El momento demanda alargar los brazos, integrar a quien ayer rechazábamos. A saber cuántas veces postergamos el desafío. Seguramente quisimos estar aquí para medirnos, para constatar si ahora podríamos por fin atender a esta prueba entre las pruebas. Teclear es más fácil que cumplir, pero a fuerza de teclear es posible que un día alcancemos a amar de verdad, como lo hacen los Grandes Seres, sin discriminación de ningún orden. A fuerza de escozor en la piel del alma, alcancemos a cumplir.

Observo con pena una cuneta demasiado poblada de personas que he rechazado. Ocurre que en la mayoría de las autopistas no hay marcha atrás... Habrá que morir y volver a nacer y poner el motor en marcha de nuevo y entonces sí, a nadie, absolutamente a nadie dejar sin abrazar.

Aquel clavo que clavamos

29 de Marzo de 2018
¿Quienes hoy caminan tras las espinas del Nazareno se apresurarán el domingo en verdad a resucitarlo? ¿Qué haría la España de los capuchones y los largos cirios ante un Cristo que anduviera de nuevo por nuestras calles y plazas? ¿Quienes portan sobre sus espaldas al pesado Crucificado, no habrá otras cruces que estén levantando, irguiendo e izando a nuestros cielos de hoy…? Pero los más lacerantes y comprometidos clavos son los que uno mismo puede estar clavando. Lo que más me preocupa es mi martillo tantas veces despistado, errado. No me debería tanto importar todo lo que eventualmente ellos pueden estar crucificando, sacrificando, encarcelando, bloqueando…, a mí lo que me corresponde es amar con toda mi alma esa humanidad entre la que he decidido encarnar y caminar. A mí lo que me corresponde es superar todo atisbo de rencor y abrazar a todos ellos y sus fúnebres Semanas Santas y sus procesiones atávicas y sus Cristos derrotados.

Mística de la corresponsabilidad

18 de Marzo de 2018
¿Sabrán hoy la inmensa mayoría de los rusos que al introducir su voto de apoyo a Putin están envenenando la disidencia en remotos hoteles de nuestro Occidente? ¿Sabrán que están apretando el botón para que sigan cayendo más y más bombas sobre las madres y los niños de un Guta indefenso?

¿Sabrán quienes otorgan a Trump su confianza que están con su papeleta envenenando la Madre Tierra, expulsando a sus hermanos latinoamericanos a quienes tanto deben, haciendo de este planeta un mundo más agresivo e inseguro?¿Quienes producen películas y vídeos violentos sabrán que ellos sostuvieron las escopetas de asalto que han acabado con la vida de tantos jóvenes en las aulas norteamericanas? ¿Quiénes cotizan en la “Asociación del rifle” sabrán que esos asesinatos llevan también su rúbrica? ¿Sabremos quienes compramos “Made in China” que estamos contribuyendo a la explotación de trabajadores de la potencia oriental, carentes de unas mínimas y dignas condiciones laborales?

Niños sin fronteras

13 de Marzo de 2018
Quizás sea porque tienen una tez más morena o porque los vemos siempre rodeados de escombros y cascotes. Será porque el sol se oculta antes en sus ruinas, o porque hablan la lengua de los desiertos. Están a tres escasas horas de avión y ya han muerto más de veinte mil, pero no se zampan ningún telediario.

Hay siniestros maleteros que pueden adquirir el triste tamaño de ciudades enteras. Extraña solidaridad la nuestra que hace correr ríos de tinta, que llena largos telediarios con un niño infortunado y que mantiene tan lejos a los niños enterrados bajo los escombros. En un mundo en el que las distancias ya se desplomaron, los niños sirios son nuestros niños, ni más ni menos que el "pequeño pez" de nuestra Almería querida.

Nuestros telediarios no creen tantos abismos entre los Gabrieles propios y los ajenos; entre los que caen bajo manos poco piadosas o bajo bombardeos inclementes. Nuestro halo protector alcance a todos sin diferencia de piel, de etnia, de pasaporte; ya jueguen en los prados de naciente primavera, ya entre los escombros de agotado invierno; ya lancen sus cometas, más o menos ajadas, al cielo de Níjar o de Guta, al fin y al cabo un mismo Cielo.

* En al imagen de UNICEF, dos niños en las ruinas de una ciudad siria.

La sencillez hermosa

12 de Enero de 2018
Las últimas incontinencias verbales del presidente norteamericano a propósito de la inmigración, ya no nos sorprenden. Se pueden leer hoy en las cabeceras de los periódicos de todo el mundo: “¡Que vuelvan a sus cabañas en África!”,“Todos tienen sida”, “¿Por qué recibimos a gente de países de mierda?”... Son las últimas perlas del magnate presidente con respecto a los inmigrantes haitianos, salvadoreños y africanos.

Lo que deseamos para los demás es lo que habremos de vivir en otro tiempo y geografía, pero en circunstancias similares, en forma y medida parejas. Donald Trump no sabe que todo desprecio al semejante, por diferente que sea el color de su piel, acarrea inevitablemente dolorosas consecuencias. Es probable que en la próxima encarnación y la vista de esos duros y gratuitos menosprecios, él tendrá que vivir parecidas y penosas situaciones que hoy desdeña. Otro roll en en la siguiente existencia le lleve a abrazar el ideal de fraternidad, no la ofensa de la supremacía.

Unión en libertad

4 de Octubre de 2017
La crisis no ha hecho más que empezar. La situación no es fácil y su solución requerirá de la generosidad y voluntad de acuerdo por las dos partes enfrentadas. Es preciso un poco de recogimiento para no dejarse envolver en las bajas emociones que pujan por hacerse con nosotros. Deseo buscar ese mayor recogimiento. Hay precios, en forma de deterioro de relaciones humanas, que uno se resiste a seguir pagando. Para quienes no quisieron leer, leyeron a medias o leyeron a su interés, desde el principio hasta la mañana de hoy, la apuesta de quien suscribe fue por las libertades y por una segunda transición hacia una más verdadera democracia. Tal como se ha constatado estos días, sigo creyendo que no se han conquistado plenamente. Mis letras, y me veo ya incómodamente obligado a repetirlo por enésima vez, nunca, nunca lo han sido en pro de la independencia y la separación de Catalunya, con todos los respetos que me merece esta opción, sino por dar a los catalanes, como es de Ley superior, la plena libertad para decidir sobre su futuro.

Celebrar nuestra unión

5 de Julio de 2017
Hoy simplemente deseamos celebrar ésta, nuestra ancha y sagrada unión.

En la hora del coche bomba, del camión arrollador, de los disparos inconscientes, de la trasnochada guerra santa; en la hora de los despistados tambores de batalla..., estamos firmemente unidos.

En la hora en que la Madre Tierra suspira dolorida por todo el daño que le hemos infligido, en su protección y sanación, estamos unidos.

En la hora en que comenzamos a abrazar a los Reinos que se nos dio en custodia cuidad y proteger, en la hora en que la piedra, la planta y el animal vuelven a ser nuestros hermanos, estamos unidos.

Ya está aquí

22 de Enero de 2017
Ya ha llegado donde pensamos que nunca llegaría. Se ha sentado en el despacho que nunca creímos conquistaría. Ya está gobernando, ya asoma la mano de hierro por las mangas de seda. Trump, presidente de la nación más poderosa del mundo. El día que pensamos que nunca amanecería, ya nos ha alcanzado. Ya ha jurado, sobre dos Biblias a falta de una y los cielos no se han abierto. Sólo una fina lluvia, nada de diluvio, nada de granizo. Sonaron hasta las músicas que tocan el alma, se agitaron todas las banderas, dispararon sin catarro, ni rubor las “salvas”.

En defensa de la familia, en defensa de la comunidad

29 de Septiembre de 2016
No está de moda defender a la familia, no es precisamente lo más “in”, lo más “progre”, pero nosotros no pretendemos ir con las modas, ganar moderna feligresía, sino acompañar los valores que no caducan, argüir en favor de conceptos y sistemas que consideramos, si no eternos, sí cuanto menos de muy largo recorrido. ¿Cómo abordar el tema de la familia y hacerlo desde una posición abierta, respetuosa, integradora? ¿Cómo defender esta institución tan cuestionada desde diferentes frentes y a la vez no echarnos en brazos de la fuerzas conservadoras, de las que pretenden infructuosamente detener la historia? Es cierto que la Iglesia es un de los pilares más importantes de la familia en los tiempos en que ésta ha entrado en crisis, sin embargo hay familia también fuera del ámbito de la Iglesia.

Nuestra propia investidura

3 de Septiembre de 2016
No tanto predicar contra la contaminación, sino intentar que nuestros días discurran con la menor huella ecológica posible. No tanto criticar esta civilización tan individualista y materialista, sino comenzar a cocrear, en la medida de nuestras posibilidades, enclaves compartidos, responsables. Las ecoaldeas, los asentamientos comunitarios y sostenibles aumentan el sentimiento de adhesión a una comunidad global y son capaces de imbuir en nuestro interior algo de ese propósito superior.

La vida es una constante llamada al compromiso, pero la vida amenazada redobla si cabe esa necesidad de abrazar responsabilidades. Al XIX Encuentro ibérico de Ecoaldeas vinieron de toda la península, también de comunidades y ecoaldeas de Europa y América. Se acercaron con sus testimonios inspiradores, con su variado bagaje de experiencias prácticas, con su corazón henchido de cercanas alboradas. La cita era en la comunidad de “Amalurra” en Arzentales en la comarca vizcaína de las Encartaciones, en los últimos días de Agosto. El objetivo, arrojar miradas juntos al mañana, intercambiar información, alentar nuevas y prometedoras realidades... Más allá de todo ello, seguramente lo más necesario afianzar nuestro sentimiento de pertenencia a un movimiento global, acogedor, integrador y tan cargado de esperanza.

Dos humanidades

23 de Julio de 2016
El magnate populista y faltón, recién iniciado en su carrera ya oficial hacia al Casa Blanca insiste en que América es lo primero (“America firts”). Cala el mensaje de Trump. Hay demasiados norteamericanos, demasiados humanos que deseamos ser los primeros en más derechos, en más privilegios en olvido de los otros. Si todos queremos ser los primeros, no habrá sitio para los últimos en este gran hogar planetario. Un futuro más halagüeño lo alumbrará el deseo convencido de un creciente número de humanos de no ganar privilegios a costa o en detrimento de terceros. Las naciones operan a imagen y semejanza de nosotros, los súbditos. Un pueblo es grande cuando acoge, abre sus puertas, ayuda, se vuelca en el progreso global, no sólo propio. Hacer de nuevo grande a América ("Make America great again") tiene por lo tanto más que ver con hacerla solidaria con los destinos del mundo, que hacerla más rica, imperial y belicosa.

Pray for Nice

20 de Julio de 2016
Voy para Donosti. Cuando puedo me escapo y corro a abrazar a una anciana y entrañable mujer a la que mucho debo. Le plantaré dos sonoros besos en sus mejillas arrugadas, le echaré un piropo grande. Ella responderá con su sonrisa espléndida, nunca marchitada y después pedalearé hasta el mar. Es siempre, desde hace muchos años el mismo ritual. Sólo que hoy pensaré en los que iniciaron su paseo marítimo y no lo acabaron.

Pensaré y oraré por sus almas para que vuelen libres de miedo y de odio. Acariciaré esa barandilla que salió de la mente del abuelo y saltaré a la orilla de otro mar. Pediré para que todo ese dolor concitado en una apacible Niza, traiga su debida recompensa de luz y de amor. Pediré para que los camiones rueden por sus carriles y los humanos amen fraternalmente a sus hermanos, no importe el color de la piel, ni la oración casi silente que brote de sus labios. ¡Amén! ¡Así sea!

Siempre esperanzados

20 de Julio de 2016
Trump definitivamente candidato a la presidencia de los EEUU; Erdogan llevando al extremo la venganza, deteniendo o dejando en el paro a toda voz crítica; Inglaterra rompiendo amarras con Europa... La noche cabalga rauda, desbocada y hemos de estar unidos. Las tinieblas se ciernen y hemos de mantenernos firmes en la Luz que nos habita. Seguramente todo esto estaba en el Guión. No sé qué astros se han cruzado allí arriba en los Cielos, qué posos se dibujaron en el café de esta testaruda mañana, cargada de tormentas. Los rayos aún no descargaron toda su ira y su pasado, pero ni por un segundo habremos de perder la esperanza, el noble anhelo del Alba, la certeza de un mundo nuevo en justicia y libertad, en paz y fraternidad.

Conferenica del GEN Internacional. (Global Ecovilage network)

12 de Julio de 2016

Del 4 al 8 de Julio en Arterra Bizimodu (NAvarra)

Se acumulan las vivencias en este verano que arranca intenso. Todavía falta mucho Foro Espiritual por compartir, textos, imágenes, vídeos…, sin embargo se impone un paréntesis para dar cuenta, si quiera brevemente, de un encuentro de gran relevancia, recién concluido también en Navarra. Ha sido muy breve la visita a Arterra-bizimodu, a la conferencia europea de GEN. Global ecovilage network (REd global de ecoaldeas) , sin embargo vuelvo de ese antiguo y formidable hotel, cargado de esperanza.
Llegamos casi al final, pero lo suficiente para recoger estas fotos que dan fiel cuenta de lo hermoso que ha constituido el evento.

Enlazando redes

29 de Junio de 2016
“Nos vinculamos a todos los círculos que nos anteceden y a todos los que se están celebrando ahora en el mundo. Los honramos. Nos vinculamos con todas las gentes que se están conectando con su pasión y responsabilidad para que el mundo cambie. Los honramos. Nos conectamos con esa Fuerza sin nombre que les mueve. Aquí ahora juntos La honramos…” Bellas palabras que se compartieron en la puesta en común que ponía punto final a las jornadas de “El arte de la colaboración”, el domingo en la Tabakalera de Donosti. (A lo largo de toda la semana continúan las jornadas en la universidad. Toda la info en (http://www.theartof-co.com).

Brexit

24 de Junio de 2016
Hoy es un día triste para cuantos trabajamos por los ideales de unidad humana, cooperación y compartir. Vamos lentos, incluso a veces con retrocesos, como éste del Brexit, pero ello no merma nuestra plena confianza en que el futuro se escribe en clave de unión en la diversidad, nuestra entera fe en que el mañana del humano será en consagrada armonía y fraternidad. Ése es el Plan, ése es el Guión que tarde o temprano abrazaremos, a la vuelta de un pasado dividido. Arriba no tienen prisa ninguna, somos nosotros los que conducimos y por lo tanto colocamos las marchas.

Cartas desde Chíos (5) Grecia profunda

19 de Mayo de 2016
Ayer finalmente por la tarde nos cogimos el cochecito para recorrer la isla. Necesitábamos despejarnos y de paso disfrutar algo de este pequeño mundo rodeado de Egeo, antes de volver a coger el ferry. La absoluta paz estaba cercana, justo al otro lado de las colinas rocosas que presiden el escenario en el que nos desenvolvemos todos los días. Nos hemos dirigido hacia el sur, hacia los pueblos de Mezta, Olimpy y Pegry, a unos 30 kilómetros de la ciudad de Chíos. Allí impera otro ritmo, viven de espaldas a la civilización ajetreada. La vida late silenciosa, discreta, anclada en el pasado. Nada que ver con el tráfico y el ruido de la capital, Chíos.

Allí la historia pareciera detenida en la edad media, cuando debieron fortificar las casas para defenderse de los piratas y asaltadores. El tiempo pareciera parado en esa época de universos muy limitados, cuando la vida se circunscribía a la huerta, el pozo y el cerrado y oscuro hogar bien defendido de un sol tan a menudo inclemente. A pesar de la paz presente, el recuerdo de la guerra se hace patente en las innumerables torres, así como en los pueblos fortificados. La belleza que nos rodea, el amable paisaje de naranja, olivos y limoneros, no logra ocultar que la guerra ha sido hasta el presente la indeseable, la abominable compañera de nuestra historia.

Cartas desde Chíos 2. A la búsqueda de la paz en medio del caos

19 de Mayo de 2016
Gracias también a esta roca frente al mar, frente al sol en el que paro cada mañana. Yo no sé que haríamos sin estos momentos que nos inundan de luz, paz y nueva energía. Ayer fue un día duro. Mucha agresividad al final del reparto de la comida, cuando algunos refugiados querían más ración y no teníamos qué darles, cuando repartíamos los globos a la tarde, cuando nos expulsaron de el campo de retención vestidos de payasos en el momento de iniciar las actuación...

Los momentos de tumulto y conflicto son los que ponen a prueba nuestra paz y serenidad. “¡Mikel, Mikel…! ¡Coge el volante y marcha…!”, le decía al compañero de Zaporeak cuando literalmente fuimos asaltados por una masa de refugiados que no se habían quedado saciados y querían más comida. Aquí junto mar calla el griterío, se difuminan los malos momentos, se detienen los empujones y tomamos conciencia de que mañana la vida podrá ser a un ritmo más cadente, más armonioso, sin estridencias, la vida podrá ser gobernada por la conciencia, la sabiduría y la solidaridad.

Cartas desde Chíos (3) Ensayando paz en medio del tumulto.(2)

19 de Mayo de 2016
La repartición de la comida en esa fila es toda una prueba iniciática. Toca enfrentar las más diferentes situaciones. La gran diversidad humana se hace presente en estas largas y tumultuosas colas. Tienes que pasar de la cortesía y la amabilidad a una actitud firme y severa en función de quien se te acerque. Hay muchos refugiados que vienen a repetir mientras que todavía hay quienes no han tomado su primeras ración. Sin embargo esa severidad habrá que desnudarla de toda emocionalidad, sujetarla a férreo control interno. La firmeza no se podrá asociar con enfado, so pena de que se agrave la situación. Hay entre los repartidores quienes lo hacen muy bien, hay quienes son ganados en alguna medida por ese enfado. No es fácil mantener el equilibrio en medio de tanta tensión y griterío. Quien quiera alcanzar la paz interior inamovible que no se retire a una cueva, que no coja pasaje a ningún Himalaya, que se coloque a repartir comida ante todos esos estómagos hambrientos. Si no se altera es que ya ronda el puro Nirvana.