Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada

Espiritualidad

 PÁGINAS:  1 | 2 

Sobre el fracaso

21 de Febrero de 2017
El fracaso es imprescindible, tanto o más que los laureles. El fracaso forja en nuestro interior esa suerte de imprescindible acero. Hay un abismo entre fracaso y desesperación. El fracaso es sólo una coma, las desesperación tantas veces un punto final. El fracaso es necesario, la desesperación nunca. Cada día se alza el sol y el Misterio jamás nos abandona. El fracaso abre los ojos, nos detiene, nos permite dar con lo que erramos. La desesperación nos ofusca, nos ciega; no ayuda a nada, ni a nadie.

Ser feliz

21 de Febrero de 2017
No hay vuelta para atrás. Hoy he decidido no esperar a nada, ni a nadie, sobre todo no esperarme a mí mismo para ser feliz. He decidido solemnemente no aguardar a que luzca el sol, a que calle la lluvia, a que broten las flores y llegue la primavera, para ser feliz. Mi felicidad no depende de los campos de nuevo perfumados y coloreados. No me otorgaré nuevas y engañosas prórrogas. No retrasaré más un instante que puedo inaugurar ahora. No he de tomar lujoso crucero, no he de volar a las playas de Balí, no he de moverme de donde me hallo para ser feliz. He decidido no aguardar a que me toque una lotería que no juego, no esperar a disfrutar de jacuzzi, a conducir un deportivo, a ser millonario…, para ser feliz.

Aquel Refugiado

22 de Diciembre de 2016
En su precario refugio nadie estampó las siglas de UNHCR (Acnur), pero debieron igualmente ir de puerta en puerta pidiendo acogida. No tomaron cayuco, no se apiñaron en ninguna barcaza destartalada, no se vendieron a ninguna mafia sin escrúpulos, pero huían de la violencia de los poderosos. No soñaron con una Europa, entonces aún salvaje y desintegrada, pero eran también refugiados.

La disyuntiva de las puertas abiertas o cerradas, de la acogida o el blindaje no es de nuestros días. La violencia siempre ha empujado al humano a hacer atillo o maletas y escaparse apenas con lo puesto. El desierto es ancho y Belén no dista mucho de Alepo. ¿Qué es la Navidad sino la fiesta del pequeño Refugiado que nacía a un mundo convulso para inundarlo de amor?

Soledad acompañada

29 de Septiembre de 2016
Lo he puesto al mínimo, pero yo creo que terminaré apagándolo. Sólo oigo el motor del frigorífico. ¿Será esto algo de la soledad habitada, de la soledad colmada… ? Estoy en una cabaña humilde. He estado todo el verano rodeado de gente, pero ahora estoy solo en una pequeña casita de campo en mitad de la verde Galicia. Estuvo maravilloso entonces, está maravilloso ahora. Los cantos del verano no se han ido, tampoco todo el calor de fraternidad acumulado. Seguimos unidos aunque el otoño ya acorte los días y cargue con su dicha tantas ramas...

También en nuestros altares.

5 de Septiembre de 2016
No me preocupa especialmente ese trasiego de que quienes suben o bajan de los altares. Cada quien tiene sus retablos, sus cielos. Cuida de ellos con particular afán. Cada quien sabe sobre qué testimonio llover sus pétalos, a los pies de qué mayúsculo ejemplo colocar sus inciensos. Cada quien sabe qué recuerdo perfumar. La Iglesia también tiene sus propios y monumentales altares y eso es digno de gran respeto, comulguemos o no con su elenco de almas escogidas. Quienes, cruz en pecho, dieron su vida por los superiores valores de libertad y la justicia en aquella guerra fratricida nunca conquistaron hueco en el santuario vaticano, sí por el contrario muchos del lado de quienes creyeron haber “vencido”. Pero también eso es preciso respetar.

Los baremos del otro han de ser tan dignos de respeto como los nuestros. Quizás no procedía dar la mano a los dictadores manchados de tanta sangre, quizás su particular moralidad pueda ser objeto de debate. Se puede comulgar o no con sus criterios de asistencia sanitaria..., pero lo que nadie podrá poner en duda es su entrega absoluta, rotunda. Seguramente ése es un criterio ampliamente compartido a la hora de otorgar puntos de ascenso a una gloria consensuada.

Eskerrik asko!!

10 de Julio de 2016
El AUM sonó bajo, ronco, agotado… Era el arranque de la reunión de evaluación. El AUM quebrado sólo era expresión de unos cuerpos agotados, pero también de unas almas felices. Eran las ocho de la mañana del 4 de Julio cuando el equipo nos dábamos la mano en nuestro rincón de Artaza y procedíamos a una primera evaluación del Foro.

El balance no podía ser más positivo. Los corazones volvían desbordados a sus destinos y las flores de la hermandad, que habían perfumado el altar universal, navegaban ya río abajo dispuestas a perfumar el mundo, a difundir el espíritu de la unidad en la diversidad en Estella vivido. Más de cuatrocientas personas a lo largo de tres intensos días han tenido a bien nutrirnos con su Presencia. Nuevos lazos, plena armonía y acercamiento al diferente ha sido la cosecha.

Foro espiritual de Estella 2016

29 de Junio de 2016

1 2 y 3 de Julio

Ahora ya es el momento en que nos ponemos en las manos de Dios y apagamos la pantalla. Llega ya la hora del "off" digital y del "on" del vis a vis, del abrazo, del encuentro anhelado… Emergeremos de nuevo a la mínima oportunidad de reportaros bien con fotos, vídeos, letras lo vivido. Ahora es ya el momento de gozar de la dicha de volvernos a reunir en un solo corazón, en un solo alma. Viene el Foro Espiritual, pero también viene la conferencia de las ecoaldeas de Europa (http://gen-europe.org) Vienen días intensos. Podamos estar a la altura. Los tiempos de los Brexit, de los atentados en aeropuertos, estaciones, cafeterías, estadios de fútbol…, de las elecciones caracterizadas por la agria confrontación…, son también los tiempos de la esperanza, de la mayor conciencia grupal y planetaria hasta ahora aflorada.
Estaremos en Estella los diferentes durante tres días unidos física e internamente. Estaremos, si Dios quiere, testimoniando que la fraternidad humana es nuestro más alto y superior destino.
¡Ven quien quiera que seas…! ¡Te estábamos esperando!
Toda la info en: http://www.foroespiritual.org

"Sólo un hasta luego"

2 de Junio de 2016
He terminado con él a las cinco de la tarde. He sacado la hamaca y me he tumbado a dormir una siesta merecida al sol. "Sólo era un hasta luego"… , pero me ha costado un año y medio de trabajo. Después de varios repasos, hoy lo he dado por concluido. "Sólo era un hasta luego", pero estuvo en mi mesa, en mi ordenador, en mi mente, creo que también en mis sueños…, durante todo este tiempo. La culpa la tuvo el océano infinito. Él me invitó, más bien ordenó a escribir este libro. Nadie se chive a la DGT: lo inicié al volante en la autopista de la costa, con una grabadora en mi mano libre. Venía de enterrar a mi padre, cuando cerca de Santander divisé el Cantábrico y algo despertó en mi interior. A veces las órdenes vienen con sabor a salitre, no con aire de trompetas. Las olas que una y otra vez retornaban, me reconfortaron en la esperanza tras el luto. Gracias a Dios, en los modernos teléfonos tenemos también una grabadora, o lo que es lo mismo un confesor siempre operativo. Galicia estaba lejos y los secretos fueron muchos. Ahora todos los que conté al aparato, están en este libro.

Tejiendo lazos con la comunidad musulmana

3 de Abril de 2016
Ayer a la tarde estuve con Mohamed en la mezquita de Estella. Todavía se escuchaba en ese sencillo y humilde local, el eco de la oración especial de los viernes. Nos sentamos frente a frente en las pequeñas sillas donde los niños aprenden el Corán y la cultura árabe. Mohamed me contaba que el profeta condenaba la muerte de cualquier hermano, que todas las confesiones merecen su respeto, que quiere dar a sus hijos una educación digna para que se conviertan en ciudadanos de provecho…, que están muy satisfechos de poder participar en el Foro espiritual (http://www.foroespiritual.org) al que les hemos invitado al comienzo de Julio. Me habló de las dificultades que tienen para reunir todo el dinero para la compra del local, de toda la confusión que se ha generado a raíz de los atentados de París y Bruselas...

Peregrino

18 de Marzo de 2016
Su mirada venía cargada de la paz de muchas sendas sagradas. Me lo encontré el domingo bajando del Alto do Poio, cuando el Camino comienza a "falar galego". Quiero pensar que fue envidia sana la que se apoderó de mí. No sé si la sentí por no poder cargar sobre mi espalda con tanta mochila, o sobre mi espíritu con tanta soledad… Son esos instantes en los que sueñas ser peregrino sin prisa, ni calendario, huella de infinitos caminos.