Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada

Espiritualidad

 PÁGINAS:  1 | 2 

Cambia todo cambia...

12 de Mayo de 2015
Ese viento que peina ahora la alta hierba de la primavera, acarició ayer la nieve blanca que cubría todas las praderas; ese viento peinará también otros cabellos menos canosos que llevaremos mañana. Ese humo que regalan aún al limpio cielo algunas chimeneas de la aldea, fue ayer recia encina del bosque... Al mismo paisaje, quién sabe que estampa se le antojará en el futuro. La vida nunca se acaba y nosotros vamos con ella. La muerte no existe, pero no queremos ir de sabios, ni de listos, sólo somos trovadores de esa vida sin fin. Fuimos de aldea en aldea descorriendo la cremallera del corazón, de poema en poema desnudando el alma con demasiado poco pudor. Sólo somos peregrinos que a cada paso constatan que tanta maravilla no podrá, no sabrá, no conseguirá callar. En un albergue, en un hogar, en una cuna... nos dieron acogida y ternura y por eso también supimos que los lazos de supremo amor perduran por la eternidad. En realidad no sabemos mucho más, sólo lo que nos susurran nuestras guitarras raídas, las alboradas, floridas y calladas, de todas nuestras vidas.

El río

10 de Marzo de 2015
El Misterio de las infinitas formas, colores y sonidos no termina de entrar en nuestros reducidos monitores encima de la mesa. Clavamos nuestra mirada en las más diferentes pantallas, pero allí apenas daremos con asomo de Su Presencia, con atisbo de Su Huella. ¿Cómo vivir a Dios sin haber tomado el sendero del río y haber escuchado el canto de sus aguas y el trino de los pájaros? ¿Cómo vivir a Dios en la distancia, en el medio del artificio y del asfalto?

Necesitamos del río para alcanzar la Fuente. Urgimos del canto para llegarnos al Canto, de la belleza para alcanzar la Belleza, los supremos arquetipos de la armonía y la hermosura. ¿En medio de los asfaltos sin ríos, sin árboles, sin pájaros…, cómo daremos con las pistas del Dios verdadero? Nos pueden salvar los ojos del compañero, del hermano también urgido, necesitado. Una deuda con los que más sufren nos puede aún clavar en medio del ruido, la contaminación y el gran laberinto urbano, pero debe haber allí también una huída, un pasadizo a la Tierra pura, no contaminada.

Peregrinación a las Fuentes

27 de Enero de 2015
Me hubiera gustado vestir su taparrabos y recorrer igualmente descalzo, con su palo de bambú en la mano, esa India sin locura de ruidos y coches; marchar rumbo a las Fuentes del Ganges con su calabaza llena de agua y su ajada manta al hombro. A menudo nos falta un plus de valentía para acometer las empresas más importantes de nuestra vida.

De cualquier forma le he acompañado en un viaje que jamás olvidaré. Hay libros capaces de marcarte para el resto de tus días. Un gripazo oportuno me ha clavado en la cama y permitido devorar “Peregrinación a las Fuentes”. Me he postrado a los pies de Ghandi y otros tantos maestros y shadus, he llorado a la princesa de piel blanca, ahuyentado a los cuervos que, a los pies del Himalaya, acechaban su cuerpo moribundo… Vengo tocado por el largo viaje con Lanza de Vasto por la India ancestral de los años treinta. Escribo bajo el impacto de lo que vivió y escribió el fundador de las Comunidades del Arca en aquel alarde de fortaleza juvenil e interior. Porque Shantidas a la edad de treinta y cinco años no era sólo un guía humano, un maestro sincero, grande, exigente consigo mismo, sino que era también un cronista y sobre todo poeta extraordinario.

¿Pregunta sin respuesta…?

22 de Enero de 2015
Al poco de aterrizar en Filipinas en su reciente viaje a las islas, el Papa Francisco, después de asistir a la recepción de bienvenida en el palacio presidencial de Malacang, se saltó la agenda oficial de la visita y acudió a un hogar de niños de la calle. Allí, Glyzelle Palomar, una niña de la calle de 12 años, abrió al máximo líder católico su corazón a un tiempo dolido y aturdido. Entre lágrimas le interrogó, sobre una de las aparentes contradicciones de la religión católica. Al Papa Francisco le preguntó por qué si Dios es amor y todo lo puede, consiente que personas como ella sufran. La prensa recogió estas palabras de la pequeña: “Hay muchos niños abandonados por sus propios padres, víctimas de muchas cosas terribles como la droga o la prostitución. ¿Por qué Dios permite estas cosas, aunque no sea culpa de los niños? ¿Por qué son tan pocos los que nos vienen a ayudar?”. El Papa la abrazó y admitió haberse quedado sin palabras: “Has hecho la única pregunta que no tiene respuesta”.

La sonrisa como alabanza

23 de Diciembre de 2014
La nueva era acuariana va rompiendo todos nuestros más arraigados esquemas, por supuesto los espirituales y religiosos. Seguramente había muchas fórmulas para agradecer, para alabar de forma viva y espontánea que las que pensábamos, que las que dictaba nuestra propia y rígida tradición. La genuina sonrisa es alabanza, es en realidad una actitud permanente ante la vida, una conciencia profunda y arraigada de agradecimiento ante la existencia, es un punto de siempre renovada y constante sorpresa. El verdadero humor es alegría de vivir, gozo contenido y no indómito, conciencia de estar aquí y ahora sobre el planeta creciendo, compartiendo, gozando de cuanto disponemos. Es la opción por la que nos hemos decantado en medio de una existencia tan a menudo desafiante, en medio de un mundo tan convulso y atribulado. La sonrisa es conciencia de privilegio, es reverencia, es una forma espontánea de honrar al Misterio y sus infinitas dádivas.

¿Conexión permanente?

14 de Diciembre de 2014
El sol se esfuerza por lanzar sus más cálidos rayos a las puertas del invierno. Camino frente a su luz y calor ya mermados, a lo largo de un paisaje de altura sobrecogedor. O Couso y sus piedras centenarias y sus caravanas recientes, rudimentarias van quedando abajo, cada vez más lejos. Dicen que allí arriba se toca los cielos. Subo a las colinas en busca de más ancha vista, de más horizonte para el alma.

Abrazar la orfandad

20 de Noviembre de 2014
De la cocina viene el canto del Avalokiteśvara. Suena todos los días a la misma hora, cuando ella llega del trabajo y se pone a cortar las verduras. Es su ofrenda por la salud de Thay. Yo lo escucho también a lo lejos, desde mi mesa de trabajo. Entre tecla y tecla pido igualmente por ese anciano monje vietnamita que reposa enfermo en un hospital de Burdeos y que tanto, tanto nos ha dado, nos sigue dando.

¿Quién dijo que marchaste?

19 de Noviembre de 2014


Luis Alday Marticorena
6-II-1923/8-XI-2014

Tú también estás llegando, entre el eco de tamborradas que no se acaban,

a la vera de barandillas cuyas playas no se agotan, cuyo Cantábrico no tiene fin.

No arañar el alma

28 de Octubre de 2014
Volver a nacer es un derecho que no debiéramos cuestionarnos. Ningún autoflagelo nos debe impedir rehacer nuestra vida. No deberemos arañar el alma en nuestro ejercicio de contrición. Sobran las uñas si el arrepentimiento es verdadero. Al final va a ser verdad lo que claman los manuales de nueva era. Hemos de aprender a perdonarnos a nosotros mismos. Sólo cada quien sabe en su templo interno cuándo sobra látigo y falta pomada, cuándo acontece al contrario y vertimos sobre la herida cicacitrante exceso de ungüento. Una vez más vamos tras el punto de equilibrio en el que nos observemos con ponderación. Reconocido nuestro error, intentado reparar el daño, hemos de liberarnos e intentar mirar para adelante.

La fe como vacuna

26 de Octubre de 2014
La superación del miedo separa al hombre nuevo del antiguo. Trascender el temor a la enfermedad y a la llamada muerte, inaugura una nueva etapa en la evolución humana. Nuestro verdadero adversario es nuestro propio y paralizante miedo, no el último virus que se propaga con más o menos terquedad. Ocurrió el pasado sábado. Un joven nigeriano venía de Estambul y llevaba unas bolas de cocaína en el estómago. Una de ellas quiso abrirse en el trayecto. Cuando llegó a Barajas se desplomó. Nadie le atendió por miedo a que tuviera el ébola. Estuvo tendido en el suelo de la T1 durante cinquenta minutos tras la caída. Murió en la camilla que le trasladaba finalmente al hospital.