Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada

Espiritualidad

 PÁGINAS:  1 | 2 

Despertar de pájaros

5 de Julio de 2017
Ellos agradecen y a su forma nos invitan a nosotros también a agradecer. Despertar con el canto de los pájaros nos predispone, desde primeras horas del día, a una actitud de profundo agradecimiento. Ellos cantan a la Creación y nos invitan, desde el instante en que comenzamos a tomar de nuevo conciencia de nuestro cuerpo físico, a agradecer nosotros también. Si todo canta a nuestro alrededor, ¿qué podrá entonar el ser humano, sino la más sentida nota de agradecimiento?

¿"All yo need is love"?

5 de Julio de 2017
Aporrearemos las puertas de la Vida hasta que empecemos a concluir que todo, incluso lo más duro, lo más incomprensible, lo más difícil de asumir..., también tenía su sentido. Nos revelaremos ante nuestro presente, hasta que concluyamos que hubo otros Presentes, otras encarnaciones, otras vidas en las que no estuvimos tan Presentes, en las que que faltamos a otras Presencias. Hablaremos de "estafa" hasta que concluyamos que somos los actores, directores y productores de nuestras vidas y por lo tanto no debiéramos, menos a Quien en su infinita generosidad tuvo a bien regalárnosla, arrojar la responsabilidad de cuanto nos acontece.

Ensanchar la fe

6 de Junio de 2017
¿Suficientes dedos para cubrir el pasmo en Su Rostro? ¿Algo más inconcebible en el Nazareno que el temor a la fresca brisa fronteriza, al aire renovado? Triste liderazgo el del viejo miedo, triste imperio el de la torpe doctrina. ¿Si constreñimos la fe, no estaremos ahogándola? ¿Si limitamos la devoción, no estaremos apagándola?

Las bolas de un "mala" (rosario hindú) no son menos redondas que las de un rosario cristiano. Es el corazón que las acaricia el que les saca brillo. Un sentido rosario es también un noble ejercicio de "bhakti-yoga" o yoga de la devoción. La carta beligerante de los obispos vascos y navarro frente a otras espiritualidades pareciera fechada en edades más oscuras. Cuesta ubicarla en nuestros días de mutua, anhelada, gloriosa fecundación interna. El yoga, el reiki, la meditación... no pierden con sus condenas, pero sí ellos y su Iglesia atrincherada condenándolos. Si confrontamos a causa de los nombres, nos llegó bien poco de la Buena Nueva. ¿Es que Jesús no se retiraba del mundo a meditar, es que no extendía sus manos de otra carne para sanar…?

Abandonar la razón

4 de Mayo de 2017
Ahora sé que fue en balde sacar tanta artillería dialéctica, desplegar tanta argucia de confrontación mental. Lo que debía haber desplegado era el intento de comprender y situarme donde el otro. Escribo para olvidar que me he llevado la fría, la miope, la pesada razón, y sin embargo seguramente he perdido la preciosa, la única, la seguramente irrepetible ocasión de hacer un amigo. ¿Si la victoria me priva de la paz interior, para qué quiero la victoria?

Prendados de la humanidad

5 de Abril de 2017
Acariciamos su piel de tantos vientos y soles. Nos bañamos en sus pupilas de tantos horizontes. Remontamos sus árboles de innumerables frutos. Corremos con sus hijos en las playas de sus bravos mares. Danzamos al sol cuando se acuesta, cantamos una canción nueva cuando amanece... Estamos enamorados de la humanidad. No la humanidad de una nación, de una religión, de una cultura, de una clase social concreta…, sino de la humanidad en toda su más ancha expresión, la humanidad de todas las condiciones, de todos los ojos, cabellos y colores. Estamos por supuesto enamorados de la humanidad que empuja, que alienta el progreso hacia sus superiores metas al conjunto, pero ¿por qué no?, también de esa otra humanidad lastre, aferrada al pasado y los valores que la han significado de división y recelo. No haremos muro delante de esa otra humanidad que también somos.

Sobre el fracaso

21 de Febrero de 2017
El fracaso es imprescindible, tanto o más que los laureles. El fracaso forja en nuestro interior esa suerte de imprescindible acero. Hay un abismo entre fracaso y desesperación. El fracaso es sólo una coma, las desesperación tantas veces un punto final. El fracaso es necesario, la desesperación nunca. Cada día se alza el sol y el Misterio jamás nos abandona. El fracaso abre los ojos, nos detiene, nos permite dar con lo que erramos. La desesperación nos ofusca, nos ciega; no ayuda a nada, ni a nadie.

Ser feliz

21 de Febrero de 2017
No hay vuelta para atrás. Hoy he decidido no esperar a nada, ni a nadie, sobre todo no esperarme a mí mismo para ser feliz. He decidido solemnemente no aguardar a que luzca el sol, a que calle la lluvia, a que broten las flores y llegue la primavera, para ser feliz. Mi felicidad no depende de los campos de nuevo perfumados y coloreados. No me otorgaré nuevas y engañosas prórrogas. No retrasaré más un instante que puedo inaugurar ahora. No he de tomar lujoso crucero, no he de volar a las playas de Balí, no he de moverme de donde me hallo para ser feliz. He decidido no aguardar a que me toque una lotería que no juego, no esperar a disfrutar de jacuzzi, a conducir un deportivo, a ser millonario…, para ser feliz.

Aquel Refugiado

22 de Diciembre de 2016
En su precario refugio nadie estampó las siglas de UNHCR (Acnur), pero debieron igualmente ir de puerta en puerta pidiendo acogida. No tomaron cayuco, no se apiñaron en ninguna barcaza destartalada, no se vendieron a ninguna mafia sin escrúpulos, pero huían de la violencia de los poderosos. No soñaron con una Europa, entonces aún salvaje y desintegrada, pero eran también refugiados.

La disyuntiva de las puertas abiertas o cerradas, de la acogida o el blindaje no es de nuestros días. La violencia siempre ha empujado al humano a hacer atillo o maletas y escaparse apenas con lo puesto. El desierto es ancho y Belén no dista mucho de Alepo. ¿Qué es la Navidad sino la fiesta del pequeño Refugiado que nacía a un mundo convulso para inundarlo de amor?

Soledad acompañada

29 de Septiembre de 2016
Lo he puesto al mínimo, pero yo creo que terminaré apagándolo. Sólo oigo el motor del frigorífico. ¿Será esto algo de la soledad habitada, de la soledad colmada… ? Estoy en una cabaña humilde. He estado todo el verano rodeado de gente, pero ahora estoy solo en una pequeña casita de campo en mitad de la verde Galicia. Estuvo maravilloso entonces, está maravilloso ahora. Los cantos del verano no se han ido, tampoco todo el calor de fraternidad acumulado. Seguimos unidos aunque el otoño ya acorte los días y cargue con su dicha tantas ramas...

También en nuestros altares.

5 de Septiembre de 2016
No me preocupa especialmente ese trasiego de que quienes suben o bajan de los altares. Cada quien tiene sus retablos, sus cielos. Cuida de ellos con particular afán. Cada quien sabe sobre qué testimonio llover sus pétalos, a los pies de qué mayúsculo ejemplo colocar sus inciensos. Cada quien sabe qué recuerdo perfumar. La Iglesia también tiene sus propios y monumentales altares y eso es digno de gran respeto, comulguemos o no con su elenco de almas escogidas. Quienes, cruz en pecho, dieron su vida por los superiores valores de libertad y la justicia en aquella guerra fratricida nunca conquistaron hueco en el santuario vaticano, sí por el contrario muchos del lado de quienes creyeron haber “vencido”. Pero también eso es preciso respetar.

Los baremos del otro han de ser tan dignos de respeto como los nuestros. Quizás no procedía dar la mano a los dictadores manchados de tanta sangre, quizás su particular moralidad pueda ser objeto de debate. Se puede comulgar o no con sus criterios de asistencia sanitaria..., pero lo que nadie podrá poner en duda es su entrega absoluta, rotunda. Seguramente ése es un criterio ampliamente compartido a la hora de otorgar puntos de ascenso a una gloria consensuada.